• CON INFORMACIÓN
    DE PROYECTOS CONSTRUIMOS UN
    PUENTE ENTRE EL PROVEEDOR Y EL
    MANDANTE.
  • Contribuimos
    A Construir y mantener el
    compromiso entre
    colaboradores y empresa.
  • Lo que no se comunica
    No existe. Convertimos
    Tu información en
    Noticias.
  • LO QUE NO SE
    COMUNICA NO EXISTE.
    CONVERTIMOS TU
    INFORMACIÓN EN NOTICIAS.
Noticias

Claro Vicuña Valenzuela decide entrar al negocio inmobiliario y prepara regreso a la industria del asfalto

Tras vender su 50% de Bitumix el año pasado, la firma quiere retomar la producción de mezcla asfáltica.

Fuente: www.economiaynegocios.cl

04-12-2017 | La constructora Claro Vicuña Valenzuela -fundada en 1957, por Jorge Claro Lira y Gustavo Vicuña Salas- celebrará sus 60 años la próxima semana. El festejo coincide con la decisión de la compañía de ampliar sus negocios, que durante seis décadas se ha desarrollado en obras civiles, edificación para terceros, trabajos en minería e infraestructura, además de concesiones públicas y energía, donde destaca un parque solar, en sociedad con la firma belga Machiels en Antofagasta.

El nuevo paso que decidió dar la compañía es ingresar al mercado inmobiliario. Lo hará invirtiendo directamente, junto a socios u otras empresas gestoras, en la construcción y comercialización de edificios residenciales en la Región Metropolitana.

En una primera fase serán cuatro iniciativas, que tendrán cada una costos cercanos a las 700 mil UF, unos US$ 29 millones, y luego analizarán expandirse a otras zonas del país.

"Conocemos los riesgos, los ciclos y los actores del mercado. Creemos que incursionar en el mercado inmobiliario como inversionistas nos traerá una estabilidad en los flujos", señala Gustavo Vicuña Molina, socio y presidente del directorio de Claro Vicuña Valenzuela (CVV).

Los accionistas de la firma, actualmente, son las familias Vicuña (37%), Claro (27%), Carlos Molinare (12%), Francisco del Río (7%) y ejecutivos. Algunos de los socios de CVV invierten de forma particular en el sector inmobiliario, junto al Grupo España.

Gustavo Vicuña destacó que las "familias fundadoras se las han jugado por la empresa", resaltando la que representan él y Vicente Claro Vial. Recuerda que a fines de 2016, estos grupos tomaron una mayor participación en un aumento de capital por $5.100 millones, recursos que eran necesarios, entre otros, para abordar la inversión inmobiliaria.

Otra de las apuestas de CVV es regresar al negocio de producción de mezcla asfáltica, luego de que en 2016 vendiera el 50% que poseía en Bitumix al grupo francés Vinci. La intención es volver a esta actividad "en el corto plazo", afirma Vicuña, aunque están inhabilitados de hacerlo en ciertas regiones, luego de dicha enajenación. Pero una de las opciones para retomar el rubro es Iquique, donde trabajarán con la concesionaria A-Port en la construcción del aeropuerto de esa ciudad, proyecto de US$ 70 millones.

Plan solar y rentabilidad

El gerente general de CVV, Roberto Verástegui, explica que la compañía optó, en los últimos años, por disminuir su tamaño en cuanto a ventas, pero optó por privilegiar mejores márgenes. En 2012, la firma vendía $175 mil millones anuales y su backlog (proyectos contratados a ejecutar) era de $240 mil millones. Hoy, factura $100 mil millones y tiene asegurados trabajos por $170 mil millones. Actualmente, la empresa está en 30 diferentes obras.

Esta decisión le ha significado a la firma elevar en cinco puntos porcentuales su rentabilidad, afirma Vicuña. CVV espera que su backlog crezca en 2018 y 2019 con la recuperación de la inversión minera, actividad que representa 25% de sus negocios.

En energía, destaca su Parque solar Quillagua, en Antofagasta, que se emplaza en un sector de 350 hectáreas y tiene un potencial de 100 MW. En esta obra, junto a sus socios belgas, ha invertido US$ 20 millones, pero tiene previsto invitar a generadores pequeños y medianos, para que estos inviertan directamente y la iniciativa alcance rendimiento máximo, idealmente.

Retomar concesiones de obras públicas de tamaños de dos a 2,5 millones de UF es otro de los planes. Se suma la construcción, junto a la española Inima, de una desaladora por US$ 100 millones en Atacama, para la estatal Econssa.

Contáctenos

Top